Desayunos que apaciguan la ausencia.

Son las 08:00 de la mañana,
soy un adicto del despertar,
me giro en la cama,
y exprimo su vagina
como una naranja
para sorber su néctar,
apagar esta desesperación,
esta agonía de las ocho horas
sin consciencia de sus besos.