Incertidumbre, geranios y flores de mal matar.

No es el bosque de besos furtivos
ni los sauces.

Es que no llora la natura,
y maduras tanto, que te pudre
la frente para matarte y disfrazarte
de crisantemo.

Ahora eres fluido de propia angustia,
en breve, serás un autómata
bebido por un asesino de siete años.