Espiando y rascando.

La miro silencioso.
ella no se da cuenta,
se despereza, estira el cuello
y los brazos,
lee algo en la pantalla y ríe.

Es como una grulla,
en la salina.

Se atusa la frente,
y suspira mientras bailotea.
se rasca la boca y recoge el pelo.

Es como si amaneciera en mis tripas,
mientras la observo.