Entrada en noches de ventanas y cerveza negra

Tan libre como el tiempo,
hacia delante como el fuego,
se acoge a la noche
como un cuervo en celo.

Vuela y trota,
mientras aúlla
en cada esquina,
el nombre,
que la vuelve loca.