Aokigahara

Hay un sueño profundo
entre el bosque enmarañado;
prendido de fuego
se muere de frío.

Si caminas por los helechos,
te hundes en su lodo.

Todo el vivir es cuento;
sin pulpa, y su agua
es zumo fresco de hígado,
en la pesadilla de tu boca.