Restos de una suma de desencuentros.

Hay gatos mojados,
y esquinas por las que paso,
vientres que atormento,
perro solitario.

Duermo a veces debajo de los coches,
recorro lugares por donde la desidia
acampa en la puerta,
solicitando amnistía.

Me bebo, cuando voy sin dinero
la sangre que otros no quieren.

Lanzas tu resquicio de oxigeno
al cielo,
te comes las uñas,
maldices y me odias.

Soy inconsciente,
hay muchas partes
de mi razón que no conozco
y moriré
sin encontrarlas,
moriré bebiendomelas.

Soy un borracho de la atonía.