Corazón gótico, dudas existenciales.

Rodeado de la escasez,                         El bambú es el cielo de los borrachos,
me adentro en mi,                                 no he decidido que hacer con la espada,
evitando la maleza                                espera bajo el árbol,
de mis tripas.                                        llegaré con mi pene suicida, colmado de final
                                                                                   

El tigre se ha suicidado
mirando el lago.                                                 Hay vidas que no llegan al esperpento.


Me atosigan desde la colina,
ahí, hay quejas infundidas y extrañas.

Ya he comenzado mi pulso,
camino solo por la sangre                           Mi vida es una especie de tómbola en la feria.
de los vasos.

Ha llegado la sequía,
vives en el sol ardiente,
pero el vaho de tu ausencia,
me quita la sed;
y puedo continuar sufriendo.

++++++++

Anoche soñé que era camarero,                        El amor, se disfraza de espera.
atendía la barra y bebía,
el bar estaba lleno
y ella no estaba.

De aquí allá,
rayando los baños
y esnifando humo
de almas presas.

Camino siempre en pos de la vida                     Olvidé la ropa en casa ajena.
tengo una espalda fuerte,                                  en la cocina sucia.
y una mochila pequeña.

Todo lo que hace sufrir,
me provoca risa,
prefiero hacerlo por lo banal.

++++++++

He bebido del odre avejentado,
y el vino me sabía a caldo agrio.                    Ahora grito y me oyes, pero el dolor no llega.
el camino es demasiado largo
para volver atrás,
prefiero pisar charcos que aún no han llovido.           El bambú es el cielo de los borrachos, no pienses
                                                                                   ahora es mejor callar y errar.


                               Volar es tan fácil como un dolor de cabeza.