Arpegio de angustia que sube hasta la sonrisa. (Mirando a Lao Tse).

Lo sé,
a un te quiero
se contesta con un te quiero.

Nunca un, yo más, o y yo.

o peor: Yo también.

Y sé que un te amo,
es como si a una puta
le pides un completo,
sin decirle te quiero.

Querer es complicado,
amar a veces es exacerbarse
en uno mismo, por lo que sienten
otros, que sí están queriendo.

He tenido muchas amantes,
y tan sólo una amada.

Con ella, que es la que me salva,
le pongo los cuernos a todas,
porque es la única que por las noches
cuando duerme, me despierto, para llorar
mirándola.

No hay nada que no sepa de mi mismo,
es un terror, conocerme, cuando me descubro.


Me gusta pasar momentos en los que mataría
hasta mi propia vida,
sentir que todo lo tiro por la borda,
ahogar mi respiración con lo que amo,
porque no lo quiero.

Pero he aprendido, a caminar queriendo
lo que amo, para amar y ser amado,
aún cuando soy de lo peor, lo más malo.

Corre, corre, corre
y respira:
Es la hora de pasear al perro
con el batallón de muerte.