Revoloteando al extremo

Me gusta derramar
cerveza en su coño,
para luego chuparlo.

Es como si la tierra,
recibiera una lluvia
de néctar y mi lengua,
un niño que hace del barro,
su juego de guerra.