En medio de un bosque de almendros.

Palpita su nombre
entre mis piernas,
es un hueso duro de roer,
una viga de acero,
un árbol centenario.

Es el rigor mortis
que desea enterrarse
en esa delgada linea,
que favorece nuestro
horizonte.