No hay titulo para esto.

Soñé que limpiaba un cadaver,
que adecentaba su cara,
su cuerpo,
que lo aseaba...
rompía sus huesos
para dejarlo recto.

Que lo rajaba para rellenarlo
de trapos y dejarlo como si nada.

Soñé que yo me lo hacía a mi,
que yo era yo, y que mi muerte
se apilaba en una caja de lapices.
me comían los cuervos, por verme
en medio del azul y el verde,
mientras mis venas escupían
rojo y marrón.

Soñé... soñaba...
pero de sueños
e ilusiones están
las calles llenas,
y los corazones vacíos.