Libros y fotos.

Voy cerrando puertas,
soy consciente hasta que lloro
a solas,
olvidando para no sufrir.

Duele a veces hasta mirar la hierba,
sufres la amnistía del beso
como el alambre espino
cercano a la garganta.

Anoche se me cruzó
un gato negro.

¿Dónde están
los besos que no nos
damos?

En tu boca, en tu boca,
justo cuando bostezas
y no echas el alma.