Anagnórisis y peripecia

La amo,
no podría vivir sin ella,
me tiene enganchado,
cada vez que puedo:
La uso,
la mancho,
la chupo,
la penetro,
la muerdo,
la arrastro,
la toco,
jugueteo con ella
y mis dedos.

Suele ser cada vez que puedo
y me nace,
me brota,
resurge,
dibuja.

Me gusta tenerla en la boca
entre mis dientes,
pasar mi lengua,
meterla
pero sobre todo:
Escribirla
para darle miles de significados
y especificarlos en letra.

Así es,
amo la palabra:
Vagina.