Gaza y mercromina.

Higiénico,
todos somos así,
casi nada nos afecta,
ni la muerte
ni las guerras.

Tan solo con la ducha diaria
nos enjuagamos la conciencia.

Por eso siempre me gustó
ser un guarro manifestante.