En un día cualquiera, parece que todo no fluye y por fin viene por donde deseas.

Rasgo a penas
tus huesos,
y no empato
con tus besos.