Diversiones al borde de lo inusual.

Nada, no es nada.
A penas ocurren,
y es mejor dejarlo.

Garabatos de sangre
en vasos de vino tinto,
solo el ciego los advierte.

Dibujos en medio
de tu cuerpo, exiliado
a la nada.

Divisiones en la comunicación,
errores en el habla.

Carreras sin meta,
desfondado y sin lengua.

Espumas tóxicas,
me centro en nada
y me olvido
hasta de lo exiguo.

Es complicado
entenderme a mi mismo,
aún suenan cencerros
en lo alto de mi cabeza.

ora arriba, ora abajo,
desde pequeño estoy
en una montaña rusa.