No cambia el estado de mi alma/ hace que todo vuelva a no tener nada/

Anoche fue noviembre y lloré
como si fuese final de enero.

Es como si los meses,
se arremolinaran y caminaran
jugando a no rescatarme.

Cambia la brillantez del sinsentido,
todo se sierra en un filo de pluma,
absoluto y temprano pasan
confusas las estaciones
en medio de las noches,
que siendo noviembre...
se quiebran sin brillo,
en la palma de mi mano.