Inventando talleres me ocurre que tropiezo.

A mi me pasan estas cosas,
me invento siempre
y casi nunca me recuerdo.

Todos los días son noche,
noches de encuentro,
con lo que invento
y con lo que llevo dentro.

A mi me pasan estas cosas,
siempre que vago por las calles
mi sombra repta por las esquinas
y a veces huye despavorida,
y un pájaro me susurra,
y un gato me acompaña
hasta que el perro juega
con el,
y entonces me dejan
con mis cosas de dentro
y las otras,
las otras... esas que invento,
mientras todo lo demás
es fruto de la libertad
y el viento.