Cosas claras.

Si apenas sabes,
con penas vives,
no es lo mío,
sino todo lo tuyo.

A veces me resbalo
por debajo de las puertas,
intentando escabullirme
de los quehaceres,
pero se me escapa
la decisión entre mis olvidos,

Ahora no, ahora sí.
Siempre olvido decidir.