Caras y espantos


A veces me resuelvo humillándome,
mientras mi corazón viaja en un ascensor al sótano,
o me creo algo y soy un iletrado farsante,

Ah esa queja de valor que me falta...

Velo lleno de besos,
entre tanto nací y he muerto,
recubriendo mi sombra,
olvidada y oblicua.