Quieto en ti.


Sopla el aire de tus senos,
deja que navegue con tu lengua,
será mi vela, será mi vela,
muerden tus palabras mi cuerpo,
en ti naufrago,
en ti naufrago,
y la sangre de mis sentidos
se derrama en tu lecho
para vivir en tus pezones,
islas donde encontraré toda
la razón de mi vida,
el por qué de mi parto.