Muriendo entre drogas.

Enredado entre rayas
se le pudren mis besos
en su boca, ahora,
vendrá otro a hacer
lo mismo que yo,
a decirle a su oìdo,
bajezas del sexo...
Y ella le dirá lo mismo...
Citará la muerte del contrario,
clamará su orgasmo
como la unidad de su entrega,
mientras mi esperma mancha
las paredes donde orino,
a la vez que ella se entrega,
a otro hombre.