Tiroteandome. Poeta en la cama XIX

Recuerda;
véncete a ti mismo,
es tu guerra sin cuartel,
dormirás al raso,
en sábanas de madera.

Soñarás con despertar
y que tus ojos cuelguen
del pomo de la puerta...
Ahí será el momento
donde el tiroteo
a discreción te atrape...

Recuerda: véncete a ti mismo,
será la mejor de tus victorias.