Domingo en barco. Poeta en la cama XVIII

Borracho en el bar cutre,
al que iba cuando todo me sobraba.
decía en gritos: la vida es como
unas tijeras,
intento recortar
el estupido papel que represento,
y hacer muñecos,
pero siempre me salen barcos hundidos.
Solamente tú puedes usar esas formas
para saltar sobre el humo de los autobuses
y los papeles arrugados
y los poemas usados
y las putas
y el whiskey barato...
Así pasé el domingo,
persiguiendo barcos
que deseaban haber sido
niños recortados.