Volviendo sobre mis pasos un día de lluvia. Poeta en el Bar XII

Corrí como alma reclamada por el cielo,
conducía el coche como si montara en bicicleta,
llevaba café en el pecho y cerveza en la barriga,
ella me había llamado, yo era como un perro
aciago y solitario, que trasnochado, no se amedrentaba
por el pasado.

No llevaba la cartera, no llevaba carnet de identidad,
ni documento de conducir, no llevaba dinero, ni tarjetas
de crédito, no llevaba nombre, ni apellidos, ni sombra,
ni olvido, ni pensamiento de muerte ni nada negativo.
La vida por todos los bolsillos me trepaba para llegarme hasta su puerta.

Llegué, la cancela estaba abierta, la luna ladrando en el patio,
me recibió como al dueño que llega del trabajo si saber de mi pena.

Llamé a la puerta,
palabras,
                palabras,
                          besos, descomunal
                                                      el amor y el reencuentro, no llevaba carnet de identidad,
                                                                                                 ni huellas de mi tiempo, pero ella supo


                   decirme quien soy
                                                y que represento.