Mundo de azúcar.

Valle de esponja por el que ando,
ya te has empapado demasiado,
permite a mis pies que sean ahora
los que caminen en medio de la noche,
hasta la luz de la mañana.

Cielo de regaliz negra,
ya va siendo hora de nubes
de gominola.