A hurtadillas

Lotto impredecible,
recorro tu senda
serpenteando sobre
mis babas, para picar
en tus estambres,
y llevarme en la lengua,
tus jugos de vida
que tanto me liban.