Poeta en el Bar IV

Llegué solo
pedí un vino
pero sirvieron brandy.

El bar como un abrevadero
de muertos, tenía menos luz
que un coche muerto.

Allí llegué solo y no tuve
lo que pedí,
pero encontré lo que deseaba.