Lunas y linternas.

A veces me bebo la luna
otras me emborracho con ella.

Siempre hay un ojo que ve
y otro que sueña.

El camino es confuso;
de su piel
se fabrican las luces,
no hay oscuridad
si ella parpadea.