Espíritu abierto.

Pensando en la muerte
de los líquidos que bebo.

Imagino que se matan
contra vasos y cristales.

Cuando en realidad
me abren el pecho
a navajazos
y me dejan caer su alma
en medio de la noche
solitaria.