Callejero indomable.

Como un chuloputas,
mi corazón recorre
esas calles del amor,
en las que al final;
su valentía es un
sollozo infantil