Alcohólico y lactante.

Todo es algo así como la noche,
parece que la razón te arrastra
pero la culpa te razona,

Hace miles de años,
no había decidido nada,
pero estoy seguro que la vida
ya tenía la contestación a mis errores.

Ahora bajo caminando calles
con botes de medio litro de cerveza,
y parece que soy un extraño feliz
desahuciado; pero en el fondo
tan solo escupo contra el suelo,
la leche que mi madre me dio
de sus tetas.