Soy un zumo en la noche

Todo el mundo lo dice,
cuidado con el rojo,
que es peligro...
pero el rojo es la pasión
y la sangre.

Es el color por el que el seguro
de tu coche te sube la prima...

Yo sé que su sangre es roja...
conozco cuando el desangrarse
es derretirse.

Adivino cuando los semáforos
se me ponen en rojo,
sé que a veces debo parar,
escamo el asfalto y lamo
el suelo,
para enhenar lo extraño
del juego de matar.

Mato por el rojo
ese que brota
en medio, cuando
cabalga mi hombría
para convertirme
en niño naranja
que se exprime,
con el intenso y breve
gemido del misterio,
que lanzan sus muslos
de mármol.