Cartero sin verso.

Mientras la penetro
salvaje y baboso,
me gusta hacerle el amor.

Cuando compramos carne
o pescado, o verdura
también le hago el amor.

Porque me gustan sus espaguetis,
porque sirve el vino en la copa
libando su alma mientras lo mira,
le hago el amor.

Mirándola, mirándola
cuando meto mi pene
extasiado en su vulva,
quiero escribirle versos
en la espalda, pero no puedo
porque todos se los dejo dentro,
con la tinta de mi esperma.