Bloody Mary en este garito, al que todos llaman vida.

Es como un Bloody Mary,
a las tantas y sin dormir.

Me la bebo a sorbos
cortos, sintiendo su alcohol
y la pimienta, su denso tomate
me baja, mientras la música
del garito me taladra,
ella se me cuela por todos los agujeros,
y me desangro con ella:

Vivir es morir.

Descifro su alquimia, cuando la hallo
en mi lengua, entre mis dientes y en el techo
de mi áspera boca.

Me repone de lo que hasta ahora
en la noche me afecta...
Es la treceava maravilla de mi lisergia,
todo me lo trasforma mientras hablo...
está dentro de mi de manera y forma:

A
s
o
  m
     b
        r
           o
               s
                  a

Me baja para que la trepe,
la escalo a peldaños de trago,
la dejo sobre la barra, donde
el sueño de muchos es repe
brilla el borde desde lo lejos,
es un cocktail casi perfecto,
si no fuera porque la vida es corta,
y el deseo, aire de esparto.

La vida es un garito a las tantas,
llena de desfasados y muertos
que caminan al baño, a esnifarse
la esperanza.
Pero a mi me ha tocado en esta noche,
a las mil y una, mi especial:
B
    lo
  o
     dy
M
    a
 r
    y