Suerte de cadaver

Camina cada centímetro,
por las cornisas,
en el filo de una cuchilla,
como un gato mira
con los ojos brillantes,
que amenaza saltar.