Lógica del solitario

Llamo a los espíritus,
y en mitad de un nenúfar,
solo recibo el sable de la muerte.

Aclamo a la carne,
solo me arrastra
la sombra.

Mareo mi corazón,
un nenúfar de sangre
me resguarda.