Auxilio de sangre.

Roto, destrozado
en medio del polvo,
todo está hecho.

Inicias algo nuevo,
rompiendo tu espalda
con el dolor ajeno.

Acabado. En el año
latiendo a borbotones
la sangre del hastío;
renazco manchado
y sin dolor en las manos.