Negación al lloro.

Mástil de huracán
que recrea su ardor
en mi estomago.

A penas apoyo
mi mano en la cabeza,
que mi llanto huye
por mis chimeneas.