A medias de la vida.

Y si la muerte me sorprende,
deseo en ese instante,
que el jabón del poema
enjuague mis manos;
las mismas con las que tanto
he escrito, pensando,
que el verso desarrollado...
era sonoro y perfecto.
Ay! iluso del verso,
cuan lerdo te has imaginado.