Hablando su noche.


Es agradable sentir la viscosidad.
Riego su musgo,
mi lengua es una soledad.

***

El bosque es oscuro
no entra el sol,
pero mi deseo lo ilumina.

***

Desde lejos,
sin hablarle, mi boca
la escarpa, dejando
entre mis dientes,
su espesa negrura.