Narrando.

Releo cada letra de tu nombre
intentado romper las reglas
del poema,
pero solo encuentro novela
de pena, borrachera solitaria
y descontento de encuentro.

Quiero irme; pero la vida
no me deja, quiero marcharme,
pero tu corazón me amarra
atracando mi pena, en una lluvia
que no fabrica mares,
no más nuestra desazón
y un desencuentro...
el viento baila
burlándome en medio de todo.