De lo lejano y distante

Corazón, camión de la basura
de tu reino de usura,
tan solo el sexo te cura.

Ya desde hace siglos,
por esas extensas llanuras
del amor que no envía cartas,
mandas telegramas
a quien amas y no te ama.

Correspondencia equivoca,
el amor nunca recibe cartas
de dos que se aman,
pero si envía borbotones,
de sangre en forma de corazón
a quién busca en medio de la tierra,
una bolsa de basura para olvidar
la razón, que es la resta al sentimiento.

Decisión, melocotón de barro
que masticas mientras todo
vuela, al crujir de un trozo
de uña seca.