Mientras la vida me mata.

Qué para vivir, yo soñé,
no durmiendo, ni cerrando los ojos.

Para vivir, resucité. Salí de mi encierro;
vi algo que en su brillo no era luz.

Soñar, no es dormir, soñar;
es vivir sin dormir,                                                  fabricar la verdad
de tu propio sueño,

                                                  con plastilina
               de lo vivido
y mientras la vida te mata:
te entretienes en
                                                                          dar forma a la experiencia





                                                                                                       de barco hundido.