Día desapercibido

Amanece.
El día crece
y reproduce
su mínima luz
en instantes.

La gente camina,
pero desconoce
la oscura noche;
la olvida.

Anochece.
Muere lo mínimo
y se olvida
en la oscuridad
de los olvidos,
que en horas
anteriores,
vieron nacer
un rayo de persona,
que se disfrazaba
de luz, en desapercibidos
atardeceres, que no vieron
la media mañana.