Sola en el parque, ella se masturba.

Se sienta sola en el parque,
tan solo una falda y una camisa sin mangas.

Quiero imaginar que no lleva bragas...

Sus sandalias las deja en el suelo,
su bolso en el banco,
la madera acaricia sus nalgas
y
su espalda.

Saca un libro de poemas:
Selección de Kenneth Rexroth.

Enciende un cigarro, da un trago
a un bote cerveza...
Abre el libro por una marca al borde de la pagina.

La brisa le sacude con timidez el pelo
y la falda, sus pezones renacen,
marcando dos colinas por la camisa.

Deseo trepar esas montañas,
morder con mis dientes
su piel de estraza.

Se descalza de un pie, se rasca...

Su orgasmo está presente, le llega.
La poesía ha entrado,
acaricia con sus versos, su cuello estriado.

Mira al frente, reflexiona, desea más poemas.
Es una salida, le gusta la poesía.
a cada verso, su vagina llora.