Primavera dolorosa. Escarnio neo-nato.

Esta mañana
me dañé
a mi mismo.

Tomé una hoja
seca del suelo.

Sentí que me
rajaba entero
en medio
de la primavera;
desangrándome
río abajo,
río arriba,
río de todo
con tanta tristeza...

¡Me dañé a mi mismo
tanto con esto!...

qué noté el dolor
cómo algo congénito,
intrínseco..

Tanto,
que no me sentí
haber nacido
humano,
sino dolor puro.