Corazón de mercurio

Ayer se me cayó
el corazón al suelo

Fue al escuchar
un: No te quiero...

El corazón
duro como un hueso,
se rompió al chocar
contra el pavimentado
de su ojo en silencio...

Ayer se me cayó
el corazón al suelo,
no hay pegamento
que junte de nuevo,
porque mi corazón
como el mercurio
estaba correcto
en el calor
de su pecho...
a mil grados
de amor:
en sigilo
y sosiego.