Paseo por la tarde.

Paseo por la tarde,
buceo
por las calles
de esta ciudad
sin rastro,
todos son
extraños
y
bellos
peces.

Bajo al metro
como si
fuera un barco
hundido,
allí
más peces
y ojos
como corales
en la noche
sin luna,
todo son
miradas
que se pierden
en la sentina
del abismo
incierto.

Todo
es azul,
color rojo,
intenso
coral
que se marchita
en solitario.

Soy
un buzo
en la ciudad,
veo
corales,
peces,
ballenas,
y tiburones.

Buceo
y respiro
de mi bombona,
las burbujas,
palabras
no dichas,
suben
a la superficie
para estrellarse
contra un cielo
de oxigeno.

Soy un buzo
que nada toca
sino observa.

Camino despacio,
respiro intenso,
vivo ralentizado,
como el astronauta
que anda por la luna
y sueña con volver
a la tierra.