Amor en todo y nada

Yo no amo
las cosas
como quiero
amarlas.
Las amo
como ellas mismas
se aman en su esencia.

Dentro del mundo
dando vueltas,
todo gira,
se mueve,
se dosifica,
cambia...
pero se sigue amando
por si solo
en lo que a su odio
se magnifica...

Todo se ama solo,
solo se ama todo:
cuando todo
es nada
y se ama por ello,
por nada,
y sin saberlo.

Yo elegí esa senda
oscura
que se ilumina
tan solo
con la luna...
elegí
la soledad del amor
del amante solitario,
que ama como nada
a todo...

Elegí ser un lobo
que se filtra entre nieblas
espesas, que aterroriza
con su presencia
de amor solitario...
Elegí
amar a nada,
para amarse solo
y con ello
las cosas me aman
y todo es nada.